Tokio 2020

Medallas en halterofilia y atletismo fueron la inspiración del equipo de béisbol

  • Lo afirmó el dirigente Héctor Borg a su arribo al país
  • Reiteró su dedicatoria al pueblo dominicano y a su familia
Santo Domingo
El equipo de béisbol de la República Dominicana arribó al país el miércoles 11 con la medalla de bronce obtenida en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. (Fuente externa)

Para el dirigente del equipo de béisbol de la República Dominicana, que ganó medalla de bronce en los Juegos Olímpicos, Tokio-2020, el éxito tuvo tu origen en la motivación del equipo “que nunca bajó la cabeza y la ofensiva llegó en el momento adecuado”, y la euforia de los atletas medallistas en halterofilia y atletismo.

El conjunto arribó al país la mañana del 11 de agosto con la primera presea olímpica en esa disciplina y Héctor Borg reiteró su dedicatoria al pueblo dominicano, y nuevamente elogió el trabajo del equipo ya que “los muchachos se entregaron en cuerpo y alma en cada partido”.

Sobre el nivel de los participantes señaló que Corea y Japón participaron en el evento con sus equipos del Clásico Mundial de Béisbol y que el conjunto quisqueyano fue integrado por muchos jugadores de ligas independientes, fuera del béisbol organizados, “pero se entregaron a la causa y se identificaron en poner en alto el nombre” del país.

“Las medallas logradas en halterofilia y atletismo nos motivaron, ver la euforia en la Villa Olímpica por el logro de esos atletas fue algo que nos inspiró y ahora, al igual que ellos, siento una alegría inmensa porque somos parte de la primera presea que nuestro deporte logra en unas olimpiadas, de una hazaña de cinco medallas en Juegos Olímpicos”, afirmó Borg.

Corea y Japón participaron en el evento con sus equipos del Clásico Mundial de Béisbol

“Es un bronce histórico y no encuentro como agradecerle al Señor por tantas bendiciones”, dijo Borg, al tiempo de señalar que su meta está en continuar su labor y lograr la dirigencia en la pelota invernal dominicana y ser coach en las Grandes Ligas.

“Descansamos un día e inmediatamente nos integramos a nuestras labora en la academia de los Gigantes de San Francisco, que está participando en la Liga de Verano de la República Dominicana”, señaló Borg.

Sobre las derrotas sufridas ante Japón y Correas de Sur, la justificó señalando: “Eso es el béisbol, un día se gana, otro se pierde, pero lo más importante es no perder el ritmo de juego, mantener la cohesión y eso fue lo mejor que pasó, los muchachos nunca perdieron el enfoque, siempre miraron al futuro con optimismo”.

En el segundo partido frente a Corea, por la medalla, el equipo arrancó con ventaja de cuatro carreras, que perdió en la mitad del juego, pero remató y finalmente se llevó la victoria 10 carreras a seis, para subir al podio y completar la hazaña de Dominicana.

Comentar/Ver Comentarios