La Responsabilidad Social empieza dentro

  • Nestlé Dominicana apuesta por conectar su fuerza laboral con el entorno y a este con la generación de valor social, al tiempo de velar por su bienestar
1/3
Colaboradores de Nestlé Dominicana en una de las jornadas del programa de voluntariado “Nestlé Cares”. (Fuente externa)

Una empresa socialmente responsable es aquella cuyas acciones están orientadas hacia la gente. Gente que cada día aporta su conocimiento para que la institución pueda responder a la demanda de aquellos que consumen sus productos o servicios, y de aquellos que son parte de las comunidades donde realiza sus operaciones.

Nestlé Dominicana, implementando su filosofía corporativa Creación de valor compartido, ha diseñado un esquema que promueve la generación de valor de la empresa hacia sus colaboradores y de estos hacia las comunidades, a través del programa de voluntariado Nestlé Cares, además de otros programas de integración social y económico y ambiental que ejecuta la empresa.

Al aplicar esta iniciativa, Nestlé Dominicana conecta su fuerza laboral con el entorno y a ellos con la generación de valor social. Este contacto se realiza a través de un esquema de voluntariado, en el cual los colaboradores de la compañía participan en actividades y programas que la empresa aplica en las comunidades. De esta forma, la fuerza laboral de la empresa se involucra en las acciones orientadas a mejorar la vida de la gente en las comunidades.

Esta iniciativa se traduce en la satisfacción de los colaboradores al percibir cómo la empresa aporta a las necesidades de la gente de forma directa con estas acciones.

Otra acción a resaltar de la empresa hacia los colaboradores es el proyecto Safety, Health and Environment (SHE), una filosofía permanente de protección y cuidado al colaborador y generación de valor social. Como resultado, desde la llegada de la COVID-19 la empresa tomó medidas para proteger la salud de sus colaboradores aplicando la iniciativa.

Con la premisa, “la seguridad no es negociable”, las primeras medidas a lo interno de la compañía se aplicaron con los empleados de primera línea.

Respecto a las comunidades, Nestlé Dominicana aplicó su programa Creación de Valor Compartido, involucrando a los empleados en la entrega de alimentos y materiales de protección para el cuidado de la gente.

Las empresas no están desligadas del crecimiento socioeconómico y muchas, como Nestlé Dominicana, tienen claro que su impacto es inminente en la vida de mucha gente, empezando por sus colaboradores.

Por esta razón, al implementar iniciativas con los proveedores la generación de valor y la seguridad de los colaboradores son parte esencial. Una muestra es el otro eje de SHE “comunidad, cadena de valor, contratistas y otros aliados estratégicos”, a través del cual Nestlé Dominicana conecta con las comunidades locales y los servicios de emergencia para proveer información adecuada sobre sus operaciones en la zona con el fin de mantener información de primera línea que pueda aportar a la seguridad de los mismos. Esto permite que en situaciones como la actual empresa y proveedores ya tengan una base para aplicación de protocolos de emergencia.

Alto nivel de retención de talento local

Como resultado de las acciones que lleva a cabo Nestlé Dominicana de cara a sus colaboradores, la multinacional cuenta con un nivel de retención de talento local de un 86%, por lo que es reconocida como una de las empresas más atractivas para trabajar y hacer una carrera profesional y ocupa el quinto lugar en el ranking de Reputation Institute 2019.

De los colaboradores a las comunidades

En tiempos de pandemia la seguridad alimenticia es determinante para el accionar de la gente. En esta ocasión, la incertidumbre generada por la pérdida de empleo, las limitaciones de movilidad y las fluctuaciones en el impacto de la COVID-19 en la salud de la población ha creado un ambiente donde muchos se sienten sin un camino claro a tomar.

En estos momentos, el apoyo directo a las comunidades es crucial para generar el ambiente de estabilidad que se requiere para encontrar soluciones a largo plazo. Nestlé Dominicana, en su labor de agregar valor a las comunidades, entregó más de 200,000 mil raciones alimenticias en el 2020 en beneficio de más de 120 comunidades y 30 organizaciones a través del banco de alimentos, iniciativa de la empresa.

Así también, aportó más 700,000 mil raciones alimenticias y 350 máquinas de café a beneficio de instituciones de salud y comandancias policiales para apoyar a los héroes de esta historia, nuestros organismos de seguridad y salud. Sumado a esto, más de 2,500 unidades de protección médica fueron aportadas para proteger a la población del impacto de la pandemia.

Los colaboradores de Nestlé Dominicana, junto a la empresa, donaron más de 500,000 pesos a comunidades afectadas. En el mismo sentido, más de 29,000 raciones alimenticias para comunidades afectadas por la tormenta Laura, en agosto del 2020, fueron entregadas para apoyar a las familias afectadas.

En momentos de crisis el apoyo colectivo hace la diferencia. Todos tenemos algo que aportar y alguien que lo necesita. La COVID-19 vino para mostrarnos que en momentos como éste podemos salir adelante sumando fuerzas, poniendo en práctica nuestro lado solidario. Nestlé Dominicana, al igual que otras empresas del mundo, ha mostrado que generar valor a sus colaboradores y las comunidades es una práctica recurrente cuyo impacto a largo plazo se traduce en bienestar para todos, aún en momentos de crisis.

____________________________

Este artículo es patrocinado por Nestlé Dominicana y pertenece al especial de Responsabilidad Social Empresarial: Todos a una: qué están haciendo las empresas por nosotros, producido por el equipo de Brand Stories, de Grupo Diario Libre.

Comentar/Ver Comentarios