Un buen plan

El bautizado Plan Nacional de Viviendas Familia Feliz es un buen programa que apunta directamente a un problema de décadas y que afecta esencialmente a la población más joven y a la que se ve más limitada de recursos.

Comprar una vivienda no es fácil, a pesar de que el techo propio es una aspiración muy profunda y arraigada en el pueblo dominicano.

El déficit de viviendas que arrastra el país suele cifrarse en un millón y pese al ritmo de construcción que se aprecia en zonas de la capital y en las principales ciudades, no baja de esa cifra.

El programa está pensado para dotar de vivienda a familias con ingresos desde 16,000 pesos mensuales, un rango salarial que difícilmente podría calificar para un préstamo. El Estado facilitará el acceso al crédito bancario y subsidios a la tasa hasta a siete años.

Se creará empleo, se dinamizará la economía (la construcción arrastra a muchos otros sectores) y se facilitará vivienda en condiciones a miles de familias, 11,000 durante el primer año, que no la tienen.

Es un buen proyecto al que deseamos éxito y consistencia.

Comentar/Ver Comentarios