Negocios

El caótico fin de mandato de Trump pone en peligro su marca

  • Los cuatro años de Trump en la presidencia, marcados por posiciones extremistas, han puesto el negocio de la dinastía en peligro
AFP -
Nueva York
Foto aérea del Trump International Hotel & Tower en Chicago. (EFE)

Un imperio económico construido sobre un nombre, un nombre asociado ahora a una carrera política. Cuando Donald Trump abandone la Casa Blanca el miércoles, tendrá mucho que hacer para rescatar su marca, que ahora es sinónimo de extremos.

Antes de convertirse en presidente, “la marca Trump era muy poderosa”, dice Melissa Aronczyk, académica de comunicaciones en la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

“Era una marca comercial” de éxito, un “símbolo de triunfo”, riqueza y éxito.

Desde hoteles de lujo hasta propiedades inmobiliarias exclusivas y campos de golf, el nombre de Trump está omnipresente en las entidades de la Organización Trump con sede en la icónica Quinta Avenida de Nueva York.

Pero los cuatro años de Trump en la presidencia, marcados por posiciones extremistas, y sobre todo los últimos días tras el asalto al Congreso por parte de sus incondicionales partidarios, han puesto el negocio de la dinastía en peligro.

La marca Trump se ha vuelto “tóxica” porque está asociada con el caos y el racismo, resume Tim Calkins, profesor de marketing en la Kellogg School of Management de la Northwestern University, quien duda de la capacidad de reposicionamiento de la marca. Según el experto, el daño ya es significativo.

Desde los hechos violentos en el Capitolio el 6 de enero, que dejaron cinco muertos, se han acumulado las malas noticias.

Muchas empresas han cortado sus lazos o se han distanciado de Donald Trump y su holding familiar.

El Signature Bank ya comenzó a cerrar cuentas del presidente, según una portavoz, mientras que Deutsche Bank ya no quiere hacer negocios con él, según medios estadounidenses.

En Nueva York, el alcalde demócrata rescindió los contratos que permitían a la Organización Trump administrar atracciones en Central Park y un campo de golf del Bronx.

El Campeonato de Golf de la PGA del 2022 no se celebrará en el club Trump National en Bedminster, Nueva Jersey. “Nuestra marca estaba en juego”, dijo la semana pasada Seth Waugh, director general del organismo organizador.

- Deuda-

¿Pueden estos reveses poner en peligro la Organización Trump cuando la pandemia de covid-19 ya ha afectado gravemente a sus hoteles? Es difícil saber, ya que la galaxia Trump es opaca.

Como el grupo no cotiza en bolsa, las cuentas no se hacen públicas. Según la revista Forbes, el imperio Trump generó casi 2.000 millones de dólares en ingresos entre 2017 y 2019, principalmente de campos de golf, complejos turísticos exclusivos y clubes privados, regalías por licencias y compras. También de bienes raíces comerciales en Nueva York y San Francisco.

La AFP consultó a la Organización Trump sobre el impacto económico y los eventos violentos en el Congreso, pero no obtuvo respuesta.

La única certeza es que el grupo tiene una deuda de unos 400 millones de dólares.

“Es un porcentaje ínfimo de mi patrimonio neto”, aseguró sin embargo Donald Trump en octubre pasado, según el diario The Washington Post.

La revista Forbes estimó el viernes su fortuna en 2.500 millones, contra 3.700 millones a fines de 2016, antes de su llegada a la Casa Blanca.

- Ivanka -

A pesar de sus reveses, el presidente puede contar con seguidores incondicionales.

“Siempre habrá un grupo de personas que apoyará a Donald Trump sin importar lo que diga, sin importar lo que haga”, dice Capri Cafaro, profesor de la American University.

Los eventos en el Capitolio finalmente mostraron que sus partidarios estaban listos para seguirlo cueste lo que cueste.

Históricamente, las marcas siempre terminan recuperándose de escándalos y controversias con el paso del tiempo, subraya Melissa Aronczyk, citando el ejemplo de Volkswagen y el caso de las emisiones contaminantes amañadas.

Si bien es probable que el multimillonario se vea inundado de casos judiciales a corto plazo, dice Aronczyk, “es posible que la marca se recupere”.

Su futuro también depende del lugar que ocupe el multimillonario en los medios de comunicación en el futuro, sostiene.

“Trump no ha sido presidente del establishment y no será un expresidente del establishment”, añadió Capri Cafaro.

Una de las opciones para promover la marca Trump es también jugar la carta de Ivanka, la hija del presidente, sobre todo porque ha tenido cuidado de mantenerse alejada de los últimos escándalos.

Su marca está “intacta”, nota incluso Melissa Aronczyk.

Pero el renacimiento financiero de la marca Trump podría implicar la creación de un nuevo medio, dice Michael D’Antonio, autor de biografías sobre el multimillonario.

Así, se imagina a Donald Trump como un “evangelista político” en su propio canal de televisión, al que se podría acceder mediante una suscripción a 4,99 o 9,99 dólares al mes, y que se emitiría desde Florida.

Comentar/Ver Comentarios