Asesinato Jovenel Moïse

Haitianos en República Dominicana dan último adiós a Jovenel Moïse

  • Fue celebrada una misa en la iglesia de Las Mercedes de la Zona Colonial
Santo Domingo
1/3
Jovenel Moïse fue asesinado por mercenarios en su residencia privada (Juan Miguel Peña)

La comunidad haitiana en la República Dominicana dio el último adiós a Jovenel Moïse, presidente de la República de Haití, asesinado en su residencia la madrugada del 7 de julio, mediante una misa celebrada en la Iglesia de Las Mercedes de la Zona Colonial.

El acto organizado por la embajada de esa nación, concitó a decena de jóvenes estudiantes, algunos vestidos con camisetas blancas en la cual está impresa la bandera haitiana y la foto del quien habría recibido unos doce disparos de mercenarios extranjeros, adultos y personal diplomático de otras naciones acreditadas en el país lo cuales mostraron pesar por el magnicidio.

Durante la misa, Fray Sainclus Jodelet condenó las circunstancias en que perdió la vida el jefe de Estado haitiano al tiempo de afirmar que los haitianos son los culpables de sus propias desgracias al no poder poner freno a la violencia, los secuestros, la inseguridad y no aportar para que los males sean erradicados de esa tierra.

“La gente muere a diario pero no esperábamos que llegaran hasta ahí, hasta llegar a matar al presidente en funciones”, refirió al preguntarse si puede salir adelante un país en donde todo el mundo hace lo que quiere sin importar la autoridad: secuestra, incita a violencia, quema gomas en las calles, hace manifestaciones violentas, tiene grupos civiles armados.

“Es tiempo de que acabemos con la violencia, es el tiempo de abogar por la paz, el amor y la justicia”, enfatizó.

El embajador Smith Augustin, agradeció en nombre de la población haitiana las muestras de solidaridad por el caso y pidió oraciones para la primera dama Matine Moïse, sus hijos y los familiares del fallecido dignatario.

Destacó que la visión del presidente y los ideales progresistas de un hombre que abandonó sus negocios privados para ir a servir a la nación, no morirán. Aseguró, además, que no habrá impunidad, sino que se hará justicia en su caso.

A su salida de la misa, reiteró que los preparativos para la celebración de las elecciones en esa nación continúan.

“La comunidad internacional tiene una actitud, una reacción normal. Lo más importante es que nos estamos levantando, el Gobierno ya está en pie y vamos avanzando para estabilizar la situación y llegar a las elecciones y salvar la democracia. Eso hay que hacerlo”, respondió al cuestionado sobre la actitud de la comunidad internacional antes y después del magnicidio.

Comentar/Ver Comentarios