Operación Coral

Girón explica cómo se compró apartamento en Samaná que asegura pertenece al exdirector del Cestur

  • El general Juan Carlos Torres Robiou, exdirector del Cestur, sería el propietario
Santo Domingo
El mayor del Ejército Raúl Alejandro Girón cuando iba a comparecer ante la jueza Kenya Romero, el jueves 06 de mayo de 2021. (Diario Libre/Francisco Arias)

El mayor del Ejército Raúl Alejandro Girón Jiménez, uno de los imputados en la Operación Coral, y que testificó la noche del jueves de cómo operaba el supuesto entramado, dijo que llegaron a falsificar un documento de su empresa RG&S Soluciones Financieras para justificar la compra de un apartamento en la zona turística de Las Terrenas.

Se trata de un apartamento que el Ministerio Público consideró como situación en extremo sospechosa el alquiler de un inmueble registrado a nombre de la empresa Único Real State e Inversiones SRL, ubicado en El Portillo, Playa Las Terrenas Samaná, empresa investigada en la Operación Coral.

“En la actualidad el referido inmueble se encuentra bajo la posesión del General de Brigada, Piloto F.A.R.D. Juan Carlos Torres Robiou, quien es el director del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística, (Cestur) y superior jerárquico del imputado Raúl Alejandro Girón, a título de alquiler, pagando un monto mensual de tres mil dólares estadounidenses (US$3,000.00), situación en extremo sospechosa, toda vez que no hace sentido lógico, alquilar un inmueble por un monto cuantioso y usarlo esporádicamente”, indica la solicitud de medidas de coerción del caso.

Sobre este apartamento, Girón narró que, en el año 2019, cerca de agosto, el entonces director del Cestur, general de brigada Juan Carlos Torres Robiou, “se enamoró” de un apartamento en Balcones del Atlántico, en Las Terrenas, provincia Samaná.

“¿Qué hace entonces Juan Carlos Torres Robiou, director del Cestur en ese momento? Le da al señor Rafael Núñez de Aza una cantidad de dólares, que voy a decir indeterminada porque yo no la canté, pero que dio pa’ mucho”, dijo.

Agregó que, a él, y a otra persona de confianza de Núñez de Aza, una de las cabezas del entramado, se les ordenó cambiar ese dinero a peso dominicano. Este apartado sirvió para Girón Jiménez contar que el dinero del entramado era guardado en dólares para evitar su devaluación en el tiempo.

Una vez en peso dominicano, detalló que Núñez de Aza le ordenó a David Abreu Padilla a realizar un cheque de administración a una sucursal del Banco de Reservas, predeterminada para los fines del entramado.

El cheque de administración, por un monto de cuatro millones de pesos, que realizó Abreu Padilla fue para Único Real State e Inversiones, una de las empresas utilizadas para mover el dinero; mientras que Winston Guzmán Jiménez, socio de la financiera y ahora sargento cancelado de la Policía, también hizo un cheque para la misma empresa, pero por un monto superior a los siete millones de pesos, a nombre de Único Real State. “Con ese dinero es que realmente se compra Balcones del Atlántico”, afirmó Girón Jiménez, negando que fue él, a través de su financiera, quien compró en Balcones del Atlántico: “Nada más falso e incierto”.

Pero a usted le dijeron que no, que RG&S Soluciones Financieras y el señor Raúl Girón fueron los que compraron Balcones del Atlántico "mire honorable magistrada yo no voy a negar que yo nunca dije que no, porque yo no podía decir que no, para empezar. Recuerde la autoridad y era el mismo general Cáceres y Rafael Núñez quienes encabezan esas reuniones, no presentes cuando yo estaba firmando el documento, no, ellos estaban en unos cubículos atrás, en unas mesitas fajaos con sus papeles".

Niega préstamo a pastora Rossy Guzmán
“Un día antes cuando ya Rossy tiene que depositar si o sí esos papeles, a mí se me manda a buscar de mala manera, de muy mala manera, militarmente hablando. ‘Cáceres te está esperando, arranca pa’ ca’. Paralelamente llaman a mi hermano que también trabaja con nosotros y de menor rango, que coge más presión todavía. Y Rossy elabora el documento del monto, de los intereses, le cuadró el documento y le ordena a mi hermano que tenía que buscar un notario público, porque el notario que tenía Rossy ya estaba muy quemado, ya lo habían usado parece ser para demasiado entramado, documentos... y no querían usar el mismo. Entonces le imponen a mi hermano que buscara un notario, como al efecto buscó y le imponen un notario y para que se viera más legítima”.
“Y un raso que anda por ahí prófugo llamado Chanel, y a mí me dio mucha curiosidad porque subió con nosotros al segundo piso. El general Cáceres sale, me saluda de puñito, porque para hipócrita hay que buscarlo, o sea, tú que vas a resolver un problema, tú eres mi hermano, un hombre que los saludos míos eran de aquí o allá, porque mi contacto era el señor Rafael Nuñez de Aza, ya me saluda de puñito... ya mire donde yo estaba en el círculo, había que ver si la financiera era buena o era mala, el momento... “ yo sí sé que Chanel tenía la pistola en las manos, y yo sé la presión que ellos tenían ya con el Ministerio Público. Y lo digo responsablemente, ni mi hermano ni yo hubiéramos salido de ahí vivos si eso no se firma, se acabó el miedo, que había mucho, por eso yo firmo esa porquería, porque ni siquiera sigue los patrones de mi financiera”.
El mayor negó que prestara siete millones de pesos a la pastora Rossy Guzmán, también implicada en el entramado de corrupción.
Pues dijo que su financiera no soporta un préstamos de esa magnitud, cuando el monto superior que ha otorgado mediante RG&S Soluciones Financieras es de 20,000 de pesos, a manera de excepciones.
Reconoció que se vio obligado a firmar documentos que avalen el préstamos otorgado.

Girón Jiménez destacó que, para la defensa del imputado Rafael Núñez de Aza, su financiera “es lo peor” que existe, mientras, para la también implicada la pastora Rossy Guzmán, es “buena”, porque con ella se busca justificar el préstamo por siete millones de pesos.

Comentar/Ver Comentarios