Pelota invernal

Canó, Laureano y Mazara, potenciales atracciones en Lidom

  • Maikel Franco también es parte de un grupo de jugadores con la necesidad de recuperar el crédito
Santo Domingo
1/2
Nomar Mazara no juega en Lidom desde finales de 2014. (fuente externa)

Los seguidores de la Lidom en el país vieron con impotencia cómo la pandemia les impidió asistir al torneo 2020-2021 donde se uniformó una clase especial, desde Robinson Canó hasta Fernando Tatis Jr., incluyendo a Wander Franco, Vladimir Guerrero Jr., Yasiel Puig o Julio Rodríguez.

Para el próximo campeonato que arranca dentro de 56 días, hasta con un 60% de público permitido en las tribunas, no hay garantía de que regrese un talento similar (está vez hubo MLB completa y ligas menores), pero los equipos sí podrían disponer de un talento con experiencia ligamayorista y que necesita acumular turnos y entradas.

Canó cumple un año de suspensión tras su segundo positivo de dopaje y ha anunciado que estará con las Estrellas Orientales. Sin agotar una aparición en el plato en torneo oficial alguno desde la Serie del Caribe de febrero, el intermedista llega con la urgencia de ver pitcheos en juegos “reales”, para dar un diagnóstico a los Mets de cómo se encuentra para 2022 y para recuperar juego.

El ocho veces All-Star tiene pendiente dos años más de contrato a razón de US$24 millones por cursos y con casi 39 años requiere de una gran forma para rendir.

El Licey también puede beneficiarse del habitual castigo a peloteros dominicanos por su vinculación al uso de sustancias prohibidas. El guardabosque Ramón Laureano no juega con Oakland desde el 4 de agosto y no será sino hasta mayo próximo cuando completará la sanción de 80 partidos por encontrarse en su cuerpo nandrolona, un anabólico vetado en la mayoría de deportes profesionales.

Laureano fue seleccionado por el Licey en la quinta ronda del sorteo de 2015, pero nunca ha disputado un partido con los azules.

Otra figura que puede presentarse a la cueva añil es el también jardinero Nomar Mazara. El que fuera cotizado prospecto jugó 15 partidos con los Tigres en la campaña 2014-2015 cuando tenía 19 años, pero no ha regresado. Ahora, a los 26, Mazara está desempleado en los Estados Unidos y puede necesitar la vitrina de Lidom, ya sea para regresar a tierra del Tío Sam o para encontrar trabajo en Asia.

El gerente Carlos José Lugo puede tener que atender, también, el caso de Hanley Ramírez, quien ha subido imágenes a sus redes donde informa de cómo marcha su proceso de preparación física para regresar al terreno, a los 37 años, y con su última experiencia de juego en la 2019-2020, con los felinos.

El torpedero Adalberto Mondesí, que en Kansas City ponen en duda que su físico le permita jugar a tiempo completo, podría entrar en los planes azules, en momentos en los que necesita despejar dudas.

Maikel Franco fue adquirido por el Escogido en marzo pasado, desde los Gigantes, a cambio de Otto López. Franco fue dejado libre la semana pasada por los Orioles y a sus 29 años (cumplidos el domingo) tiene la necesidad de demostrar que queda pólvora para destrozar pelotas.

Veteranos lanzadores como Neftalí Féliz (Águilas), Fernando Rodney (Escogido), Ervin Santana (Licey) también están en la lista de potenciales atracciones.

Comentar/Ver Comentarios