Grandes Ligas

Rosario recupera crédito y mitiga la salida de Lindor en Cleveland

  • El torpedero revive con los Indios y es su mejor año medido en porcentajes ofensivos
Santo Domingo
Amed Rosario lidera la Liga Americana en triples.

Si en Cleveland no extrañan la versión de Francisco Lindor que se ha presentado con el uniforme de los Mets gran parte de ello se debe a que su sustituto ha recuperado la mejor forma que exhibió cuando defendía la parada corta en Queens.

A los 25 años, uniformado como un Indio y a 761 kilómetros del Citi Field que lo aplaudió por casi un lustro, Amed Rosario puede decir que recobró el crédito que se ganó ese 2019, pero que la pandemia lo consumió en dos meses de la recortada campaña 2020 y en Flushing se cansaron.

Rosario hizo a muchos visitar su página en ESPN o MLB.com el pasado martes cuando se fue de 5-5, con un jonrón dentro del parque y otro volando la verja, con cinco carreras remolcadas, el primero que logra ese paquete estadístico en un choque hace más de un siglo; 1920.

Pero este 2021 ha sido una campaña para que el oriundo de Los Mameyes (SDE) demostrar que pertenece al Big Show. Rosario presenta una línea ofensiva de .290/.331/.428, con 10 cuadrangulares, 22 dobletes, 49 vueltas remolcadas, es líder en triples en la Americana (6) y ha anotado 67 vueltas.

Su OPS ajustado ya supera el umbral positivo (105) y, si bien disminuido el número de robos (10 desde su tope de 24 en 2018) se muestra un jugador más cauto a la hora del intento, puesto que no ha sido sacado out en ninguna ocasión cuando en 2019 sus 10 capturas lideró el Viejo Circuito. También su frecuencia de ponches ha disminuido hasta un 19.6% desde los 28.8% que tocó en 2017.

Baseball-Reference le otorga 1.9 victorias sobre jugador reemplazo (bWAR), en tanto que FanGraphs lo sube a 2.5. Lo hace en una campaña donde ha tenido que usar su versatilidad para jugar partidos en el prado central (18), rumbo a discutir su salario en arbitraje.

Rosario, a quien en Nueva York vieron como el sustituto de José Reyes, llegó a Cleveland en enero junto al venezolano Andrés Giménez a cambio del derecho Carlos Carrasco y Lindor.

El torpedero boricua, quien antes de comenzar la campaña rubricó un pacto por US$341 millones y 10 años, atraviesa por su peor campaña. Marcha con una línea de .221/.314/.366 con 11 vuelacercas y 38 cuadrangulares, un desempeño que tiene a los fanáticos metropolitanos abucheándolo desde mayo.

Comentar/Ver Comentarios