Héctor Borg no se equivocó

El mismo Asencio que falló fue el cerrador que ayudó al boleto a Tokio

La República Dominicana perdió su primer partido del torneo de béisbol de los Juegos Olímpicos de Tokio, cuando en el noveno episodio del encuentro que se jugó en la madrugada del miércoles (hora dominicana) el cerrador Jairo Asencio cedió una ventaja de dos carreras ante Japón y terminó con una derrota 4-3.

Asencio retiró el primer out sin muchos contratiempos y al segundo bateador que enfrentó lo dominó con rodado al cuadro, pero no entró a cubrir en primera base y ya el resto es historia.

Pero Asencio, por si lo olvidan, es el mismo lanzador que retiró cinco outs en el partido para conseguir el boleto olímpico en Puebla.

Es el mismo cerrador que acompañó al equipo dominicano en el preolímpico de Florida y luego estuvo en el repechaje en Puebla.

Y es el que ha sido seleccionado para tirar en la novena entrada de los partidos que se jugarán en Tokio 2020.

Todo el que se desveló para el partido inaugural del primer torneo de béisbol desde Beijing 2008 quería que Asencio hiciera el trabajo y consiguiera el rescate.

Lamentablemente, no se pudo. Pero los cerradores tienen memoria corta y, en caso de ser necesario, es muy probable que en el partido que se juega esta noche contra México, Asencio sea el que suba al montículo en la novena entrada.

Es muy fácil acabar con el dirigente si el cerrador falla, tan fácil como decir que el bebé es varón después que ya nació.

Juan Soto: impresionante

Sin contar el partido de la noche del miércoles, Juan Soto llevaba nueve cuadrangulares en julio, el mismo total que acumuló entre abril y junio.

Sus números de poder están por las nubes y desde que participó en el Derby de Jonrones, está destrozando a los lanzadores rivales a niveles descomunales.

Con un OPS de 1.460 en la segunda mitad de la campaña, Soto está poniendo números de Playstation, tan sencillo como eso.

Un lento inicio de campaña, motivado probablemente por una lesión del hombro izquierdo en el primer mes de campaña, afectó los números de poder del jardinero de los Nacionales, pero ya no hay forma de cuestionar en lo más mínimo lo que es capaz de hacer en el terreno de juego y es que en béisbol no es cómo comienzas, sino cómo terminas.

Comentar/Ver Comentarios