Con el 16 de agosto en la mira

Se siente preocupación en algunos despachos

Dio trabajo, pero al final pasó julio y llegó agosto, que siempre es importante y más ahora cuando el Gobierno del cambio cumple año.

Aunque la administración fue repasando y ha celebrado mes por mes, como si en vez de un niño se tratara de un muerto, el examen final y completo valdrá más que los pruebines.

Dicen que la alta instancia pidió a las subalternas un informe de las tareas realizadas y se asegura que esos reportes servirán de base al discurso que pronunciará el mandatario.

Una especie de rendición de cuentas, importante como ejercicio de retrospección, debido a que se usará como plataforma de relanzamiento.

La gestión va bien pero puede ir mejor, y las políticas fueron claras desde un principio, aunque no la aplicación.

Inquieta -por tanto- que el régimen pueda volverse sobre sí y pedir o tomar cuenta a los responsables que no cumplieron el cometido.

O como se dice frecuentemente, y yaa es un cliché: no llenaron las expectativas.

La preocupación existe entre los posibles afectados, mucho más que se habla de encuestas de desempeño y de forzada puesta a disposición del presidente de los altos cargos.

Agosto, hasta el 16, será un tiempo de nerviosismo.

Comentar/Ver Comentarios