Ver el bosque o ver el árbol

Un Leonel mayoritario que se coló a trasmano

Entre las cosas que debían transformar al PLD estaba el Presidium, una especie de nicho en el cementerio de elefantes.

Allí irían a parar quienes no quisieran seguir en los organismos de dirección o que fueran excluidos en el escrutinio de renovación.

En algún momento se le vio como iniciativa noble, e incluso se dispuso reglamento, y hubiera sido una creación interesante.

Una situación parecida a la jovencita dominicana en Nueva York. Se irían, pero no se irían, aprovechándose, al quedarse, su experiencia de años. Una forma de integrar lo nuevo sin botar lo viejo.

El propósito viene a cuento porque exdirigentes que deberían formar parte de ese consejo de ancianos, quisieron ahora ejercer como tales, pero con resultado fallido.

Reinaldo y José Tomás, por ejemplo, pidieron públicamente que se dejara así el fallo del TSA, y con una ingenuidad admirable. Que a veces se gana perdiendo. ¡Anjá con un Leonel mayoritario por trasmano !

El CP no les consultó, ellos opinaron por la libre, pero como quiera, tampoco les hicieron caso. Lo mismo que hubiera ocurrido si fueran miembros del Presidium.

Vieron el bosque, el CP el árbol.

Comentar/Ver Comentarios