Un estudio para prestar atención

Santo Domingo

El estudio que presentó el martes la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (Anje), con el apoyo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), titulado: “Impacto de la inseguridad ciudadana en el clima de negocios”, aporta datos reveladores sobre la urgente reforma de la Policía Nacional, lo cual es de mucho cuidado y merece especial atención.

Así las cosas, en el estudio se entrevistó a un total de 555 empresas, para recabar la opinión sobre la confianza en la Policía. Afloró un dato muy serio, pero que no es una novedad: el 75 por ciento declaró tenerle poca o ninguna confianza a la institución llamada a velar por el orden público.

Otro dato que se suma al clamor de la sociedad, es que el 95 por ciento de los consultados coincide en que es muy importante que se realice un proceso de reforma integral.

Como indica el estudio, al girar la vista hacia la Policía Nacional, hay tres puntos básicos que urgen: mejorar el reclutamiento y la selección, pagar mejores salarios y enfrentar la corrupción en los diferentes niveles. Esos tres puntos, desde mi humilde opinión, se convierten en la columna vertebral de lo que debería ser la reforma de esa institución que, desde su nacimiento, ha estado marcada por la desconfianza de la población.

Y no es para menos, porque son muchos los casos en los que, precisamente los policías son los protagonistas de hechos asociados con la inseguridad ciudadana, al convertirse en partícipes de acciones contrarias a las funciones establecidas en su ley orgánicas y reglamentos.

Los hechos más recientes y muy dolorosos, son las muertes de la pareja de esposos en Villa Altagracia y la de la arquitecta Leslie Rosado, en Boca Chica.

Entiendo que realmente las cosas no pueden continuar por ese camino. Los ciudadanos debemos sentir confianza en el organismo policial, en lugar de tener temor hacia los miembros de esa institución.

Comentar/Ver Comentarios