Lluvias

1.500 personas en albergues tras tormenta en Costa Rica, donde sigue el mal tiempo

AFP -
Costa Rica
Unas 1.445 personas pernoctan en 28 albergues a lo largo del país, principalmente salones comunales, iglesias y gimnasios. (CC)

Casi 1.500 personas permanecen en albergues en Costa Rica tras ser desalojadas de sus viviendas por el paso de una onda tropical hace ocho días, mientras el país espera la llegada de otro temporal.

Producto de una tormenta que azotó el Caribe costarricense el pasado viernes y conforme pasaron los días se trasladó a la zona norte, aproximadamente 3.000 personas debieron ser trasladados a albergues de emergencia. La mitad aún no no ha podido volver a sus hogares.

Unas 1.445 personas pernoctan en 28 albergues a lo largo del país, principalmente salones comunales, iglesias y gimnasios.

Sin embargo las autoridades gubernamentales son alentadoras.

“Se está trabajando fuertemente en la asistencia humanitaria, así como en las intervenciones con maquinaria y las evaluaciones de daños para apoyar la rehabilitación de las comunidades”, dijo el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Alexander Solís.

El presidente costarricense, Carlos Alvarado, decretó esta semana estado de emergencia nacional en 14 de los 82 cantones que conforman el país. La mayoría de ellos ya se estabilizaron con alerta amarilla, mientras que el centro del territorio se encuentra en alerta verde.

Alvarado se ha trasladado a las comunidades golpeadas por el temporal para evaluar los daños, que incluyen afectaciones de unas mil viviendas, más de 100 centros educativos y decenas de obras públicas, como puentes, según reportaron las autoridades.

“Ya podemos pasar a la siguiente etapa [la recuperación y reconstrucción]. La solidaridad es el gran ejemplo de lo que debe hacer el país para enfrentar emergencias y para que progrese”, dijo el mandatario.

Según la CNE, la asistencia humanitaria continuará llegando vía aérea, marítima y terrestre a las zonas afectadas por el temporal.

“Luego de una emergencia de esta magnitud, lo más urgente es brindar alimentos y artículos de higiene personal a las personas; en algunos casos agua potable”, dijo Sigifredo Pérez, director de Gestión del Riesgo de la CNE.

Al respecto, servicios como fluido eléctrico, telecomunicaciones y agua potable se recuperan con rapidez, pero aún no se llega a su totalidad.

Las labores de recuperación ocurren mientras se espera que el tiempo empeore el fin de semana.

Según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), a partir de las primeras horas del domingo se podría percibir un aumento en las precipitaciones, específicamente en las zonas ya severamente afectadas, producto de una nueva onda tropical, la número 20 de este año.

Comentar/Ver Comentarios