Relaciones bilaterales

EEUU e Israel: nuevos líderes, nueva era

AP -
Israel
El primer ministro israelí Naftali Bennett encabeza su primera junta de gabinete en Jerusalén, el 13 de junio de 2021. (AP Foto/Ariel Schalit, Archivo)

Los nuevos líderes de Estados Unidos e Israel han heredado una relación que está a la vez amenazada por consideraciones políticas internas cada vez más partidistas y un reconocimiento arraigado de que se necesitan el uno al otro.

La forma en que el presidente Joe Biden y el primer ministro Naftali Bennett gestionen esa relación determinará las perspectivas de paz y estabilidad en Oriente Medio.

Ellos están marcando el comienzo de una era que ya no está definida por la poderosa personalidad del ex primer ministro Benjamin Netayahu, quien desafió repetidamente al gobierno de Barack Obama y luego cosechó las recompensas de una cálida relación con el presidente Donald Trump.

El gobierno de Bennett dice que quiere reparar las relaciones con los demócratas y restaurar el apoyo bipartidista en Estados Unidos para Israel. Mientras tanto, Biden está aplicando un enfoque más equilibrado sobre el conflicto palestino e Irán.

La relación es fundamental para ambos países. Israel ha considerado durante mucho tiempo a Estados Unidos como su aliado más cercano y garante de su seguridad y posición internacional, mientras que Washington cuenta con la destreza militar y de inteligencia israelí en un Medio Oriente turbulento.

Pero tanto Biden como Bennett también están restringidos por la política interna.

Bennett lidera una coalición incierta de ocho partidos de todo el espectro político de Israel cuyo principal punto de convergencia fue sacar a Netanyahu del poder después de 12 años. Biden está luchando por cerrar la brecha en su partido, donde el apoyo casi uniforme a Israel se ha erosionado y un ala progresista quiere que Estados Unidos haga más para poner fin a la ocupación de medio siglo por parte de Israel de las tierras que los palestinos quieren para un estado futuro.

Poco después de asumir el cargo, el nuevo ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, reconoció los desafíos que enfrenta Israel en Washington.

“Nos encontramos con una Casa Blanca, un Senado y una Cámara demócratas y están enojados”, dijo Lapid hace una semana. “Necesitamos cambiar la forma en que trabajamos con ellos”.

Una prueba clave será Irán. Biden busca que Estados Unidos regrese al acuerdo nuclear forjado por Obama y desconocido por Trump. El nuevo gobierno israelí se opone a resucitar el acuerdo, pero ha dicho que discutirá el tema a puerta cerrada.

Comentar/Ver Comentarios